SUZUKI BALENO

Suzuki Baleno no es un producto de nueva creación. Su existencia ya es bastante conocida en varios países de Europa, Asia y algunas regiones de Latinoamérica. Desde el 2015, ya nos presume la segunda generación; pues su presencia en estos mercados ya tiene un par de décadas. A México nos llega con ligeras modificaciones de la segunda generación, lo que hace ser muy atractivo para el mercado local.

Comencemos a conocer el recién llegado de la familia de Suzuki, que nos recibe con las puertas abiertas. Así es que nos metimos hasta la cajuela. Comenzando por este espacio, apreciamos un gran volumen de carga con 320 litros, que puede crecer hasta los 1085 litros si se abate por completo la segunda fila de asientos; algo que agradecerán los usuarios. Saliendo del maletero y pasando a los sillones de la parte posterior: la amplitud reina a lo largo y ancho de Baleno. Una vez cómodos en los asientos, observamos el interior y al mirar el tablero, de inmediato fuimos a la parte delantera. Apreciando la calidad interior de Baleno: notamos que es bastante buena y duradera. A la vista, da buena apariencia. Los materiales son rígidos con buen ensamble y nada ruidosos.

 

Una vez posicionándonos en el asiento del conductor, los detalles en color azul ubicados en los sillones y en el tablero lo hacen resaltar. Nos percatamos de otros detalles bien colocados que simulan ser aluminio, tanto en las puertas como en la consola central y las manijas de apertura son resaltadas con cromo, un buen toque de elegancia. Continuando con los detalles, llegamos a la parte medular del tablero, en donde sobre sale una pantalla de 7” compatible con Apple CarPlay y Android Auto, adicionada con una computadora de viaje. Debajo de esta, los controles del A/C automático. Y continuando con el equipamiento, también cuenta con: cristales y seguros eléctricos, controles de mando al volante, así como ajuste de altura y profundidad en el mismo. Los asientos tienen tapicería de tela, además de ser muy cómodos.

Después de ver tanto detalle interior, llegamos a la parte importante. Pusimos en marcha a Suzuki Baleno por las calles de esta ciudad. Encontramos varias cosas agradables. Como primer punto: es el buen arranque, nos pareció excelente para el segmento donde compite. Sobre la marcha muestra un desplazamiento bastante cómodo, conjugado con la excelente suspensión que incorpora Suzuki en Baleno. Al transitar por las calles de esta ciudad, sorprende la capacidad de absorción de las imperfecciones del camino y vaya que son demasiadas. En cuanto al manejo carretero es muy estable, no es un auto tan rápido, ya que le cuesta trabajo realizar los rebases con marcha a fondo, pero eso sí, te mostrará quien es quien en los consumos de combustible. En carretera a velocidad constante desempeña un rendimiento espectacular. En ciudad, aunque no es tan eficiente como en carretera, si notarás un ahorro en tu bolsillo a pesar del tráfico citadino.

La dirección por su parte es sumamente suave: buena para estacionarse o realizar movimientos intempestivos. Algo que nos gustó es la plataforma ligera que incorporaron. El auto tiene un peso total de 935 kg, (bastante ligero). Gracias a esto la suspensión y motor, pueden dar el desempeño que estamos comprobando. A pesar de portar un motor pequeño de 4 cilindros, 1.4 litros con 91 caballos de fuerza y 95 lb-pie de torque, que son revolucionados por una caja Automática de 4 velocidades o la versión manual con 5 cambios; siendo suficiente para poder circular en la calle sin problemas de aceleración. Parte de este buen rendimiento y potencia moderada, se debe al peso de menos de una tonelada (excelente estrategia). En términos de seguridad ofrece 6 bolsas de aire, frenos ABS y sensores de proximidad traseros. Equipamiento bastante modesto, aun que sentimos que incorporar una cámara de reversa no le vendría nada mal.

 

El exterior de Suzuki Baleno comparte ciertas características de diseño con su hermano menor (SWIFT) como: el diseño de los faros: incorporados al frente por la parte superior. Estos cuentan con una línea que se combina con el marco cromado de la parrilla, mientras que la parte de la fascia presenta una toma de aire central de gran tamaño, así como unos faros de niebla dentro de unas molduras negras. Los costados son muy limpios y sin molduras, sólo presentan una pequeña línea marcada en la parte baja de las puertas. Los rines de 17” con doble tono hacen buen juego con el toque elegante en el exterior, ya que presume las manijas de apertura cromadas, como lo hace en el interior. La parte trasera es muy simple: denota una forma redonda dando continuidad a la línea que sigue del toldo, luciendo algo robusta al sostener en los laterales las ópticas de mediano tamaño. En la parte superior de la puerta trasera resaltan vistas en cromo, mientras que en la parte inferior de la fascia incorpora antireflejantes.

Suzuki Baleno es un fuerte rival para los hatchback subcompactos de su segmento, pues su precio de entrada es accesible. Lo encontramos en los pisos de venta desde $289,900 hasta los $329,000.

Concluimos que Baleno puede darte un viaje ameno por la ciudad y cómodo por carretera.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

seis − 3 =