¡Mustang vuelve a Le Mans!

Más de tres años tardó el óvalo azul en traernos al brutal Mustang Dark Horse, que como bien sabemos lleva consigo un motor V8 de 500 CV que se puede exprimir en un circuito, pero de ahí nacieron dos variantes de competición que están hechas para carreras privadas: Dark Horse S y Dark Horse R.

Ambos han dejado las comodidades y ahora cuentan con elementos propios de competición, como un único panel central para operar los controles y la jaula antivuelco homologada por la FIA.

También cuenta con los elementos que se enfocan en el rendimiento, como el alerón trasero ajustable, frenos y sistema de escape de competición o amortiguadores Multimatic DSSV que permiten que varie la altura y la inclinación del coche.

Aunque ambos coches comparten todos los ingredientes, el Dark Horse S está enfocado a carreras cliente, mientras que el Dark Horse R dispone un depósito adicional y ruedas Ford Performance Parts y es más para equipos.

Sin embargo, Ford estrenará otros cuatro Mustang más volviendo a las 24 horas de Le Mans tras 25 años de ausencia: los GT3, GT4, NASCAR y NHRA Factor X

 

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

dieciocho + 19 =