El lado brutal de Ford: El Mustang Dark Horse

A pesar de que la séptima generación del Mustang se ha mantenido fiel a su esencia, la marca del óvalo azul nos hace gala de un lado brutal: Ford Mustang Dark Horse.

Todo lo que este modelo tiene ha sido modificado solo para esta ocasión, empezando por un cambio manual Tremec de seis relaciones o con un cambio automático secuencial de 10 velocidades. Y es que debido a su brutalidad, se mejoró la refrigeración del motor con un radiador más grande de ventiladores y una refrigeración optimizada para los frenos o el eje trasero. Disponiendo de un motor Coyote V8 de 5.0 litros y 500 CV, aderezado con el Handling Package ofreciéndonos cualidades únicas sobre el asfalto.

Nuestro protagonista no solo es poderoso en esencia e interior, su estética hace que se dilate la pupila al verlo: su exclusivo azul Blue Embe para la carrocería es digno de admirar. Cuenta con una parrilla en negro brillante, aperturas de refrigeración más generosas, cuatro salidas de un sobredimensionado alerón posterior con Gurney Flap y para quitarle un poco de peso, también podrá equiparse con unas llantas Carbon Revolution de fibra de carbono.

Aunque también hay mas colores disponibles para la carrocería, no pueden faltar los emblemas Dark Horse repartidos a todo lo largo y ancho de su salvaje fisonomía.

Algunos otros de los diferenciales para este modelo es el volante deportivo recubierto de Alcantara y su tapicería de acentos azules bien combinados con los aderezos metálicos oscurecidos, más su costuras contrastantes presentes en varios de los paneles.

Como últimos ingredientes, contará con instrumentación digital de 12,4” y 13,2” con interfaces específicas y un sistema de sonido Bang & Olufsen, con hasta 12 altavoces y subwoofer.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

trece − 2 =