Cuidados para las luces de tu auto

Transitar con las luces dañadas puede resultar molesto e incluso peligroso, tanto para los demás conductores como para nosotros mismos, así como para los peatones.

Poner atención a los pequeños detalles, es decir, asegurarnos de que todo funcione como debe ser antes de que algún componente se arruine, es la clave para ahorrar dinero y mantener el auto en buen estado.

El sistema de iluminación se compone no solo por los faros y calaveras, sino de una serie de componentes responsables de hacer que todo funcione: fusibles, cables, arneses y focos.

Cada marca ha desarrollado y diseñado sus componentes de manera particular, sin embargo, el mayor cuidado que requieren estos componentes es buen trato y limpieza.

En cuanto a los arneses, quienes se encargan de energizar faros, calaveras y luces direccionales, siempre están expuestos al calor del motor, agua o polvo, así que no está por demás limpiarlos y revisar su estado.

Los focos, bulbos, LEDs y balastras son componentes con desgaste continuo por lo que es normal que en algún momento dejen de funcionar. Sin embargo, se deben cambiar inmediatamente de que se note la falla. A excepción de los autos premium, el costo de estos componentes es relativamente accesible y la instalación es muy sencilla.

La parte externa y la «cara» del sistema de iluminación son los faros, calaveras, antinieblas y direccionales, pero si todo lo anterior no funciona, cualquiera de estos puede llegar a ser inservible.

Verifica que todos los componentes de tu auto estén en buenas condiciones, sobre todo porque la iluminación es un tema de seguridad importante para todos.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

14 − cuatro =